¡Causita, se te está yendo el bronceado! Antes que te vuelvas pálido de nuevo, ándate a estos rinconcitos alucinantes para compartir tiempo con tu flaquita y tus patas. Yo ya fui y he regresado con las vendas on fire; o sea, estoy recontra regio. En esta ocasión, redbus.pe te trae los mejores escapes para que empieces desde ya con el verano.

 

3 playas peruanas que te salvarán de morir de frío este invierno

 

1. Máncora

playas peruanas

Máncora. Foto: Pinterest

¿Dónde está? A tres horas pasando la ciudad de Piura, donde está toda la juventud chévere.

¿Cuánto me demoro? 17 horas. En el viaje puedes sacar el papel aluminio, para no llegar tan blanco.

¿Cuánto calor hace? 27°C, o sea, mejor sácate la piel de una vez, brother.

Máncora es súper conocido y concurrido por gente de todas las edades, pero en especial entre la gente bacán con sed de meterse un bombazo. También, es muy frecuente encontrar gente practicando surf. No arrugues si solo estás tirado en la playa, panza al aire. Sin paltas, brother, la belleza está por dentro.

La vida nocturna de Máncora, de todas maneras, es digna de su fama. Al día siguiente, podrás disfrutar de un rico ceviche, tiradito o parihuela para calmar la resaca de la noche anterior. Terminando de comer, anda a la playa otra vez, hasta que tu piel se fusione con la arena.

Después de un fin de semana en Máncora, mi brother, quedarás igualito a Farfán, pero sin la plata.

 

2. Paracas

playas peruanas

Paracas. Foto: cinnamonstyle.pe

¿Dónde está? A unos 75 km antes de llegar a Ica, aquí nomás.

¿Cuánto me demoro? 3 hrs. Igual sal de tu casa temprano, flojonazo.

¿Cuánto calor hace? 21°C, lo suficiente para que tomes color y que tu flaca aún te reconozca.

Paracas es la opción que está más cerca de Lima. Para la gente bacán que se quiere divertir, hay varios hospedajes de mochileros en la misma playa, que organizan fiestas todas las noches. Ahí estamos, brother. Para los intelectuales, cerca de Paracas puedes visitar los complejos arqueológicos de Cerro Colorado y El Candelabro. Ta’ bien, causita, respetos para los que leen libros. También puedes ir a visitar las Islas Ballestas y ver a los lobos marinos. Para mí, fue como verme en un espejo.

 

#ElDatoDelPanzón

Si le quieres meter “tafin” a tu fin de semana, en Paracas están los hoteles Doubletree Resort by Hilton y el Aranwa Paracas Resort & Spa. Un par de selfies en su restaurante (pidiendo agua, nomás) y ya está, de frente para el Instagram.

 

3. Huanchaco

playas peruanas

Huanchaco. Foto: mysticlandsperu.com

¿Dónde está? En la ciudad de Trujillo. Uber no te lleva, así que deja el celular.

¿Cuánto me demoro? 8 hrs, mientras puedes irte comiendo unos alfajores.

¿Cuánto calor hace? ¡Todo el año hay sol, brother! Qué pesado, eres.

En el paraíso de los chifles y los alfajores, también hay playitas. Imagínate esto: tú, una chelita helada y tu bolsa de chifles, mientras disfrutas del sol. ¡Qué más le puedes pedir al mundo! Las vendas se me caen de la emoción, y la panza se me infla de la alegría.

Luego de agarrar un poco de color, puedes disfrutar de un ceviche o tiradito en alguno de los restaurantes cercanos al malecón. Si le dices que vas de parte de Tutanpanzón, te aumentan la canchita.

En la playa podrás observar a los conocidos Caballitos de Totora. Esta técnica de uso de la hoja de Totora viene de la Cultura Chimú, la cual se usaba para construir embarcaciones para la pesca en la costa. Esta tradición aún sigue viva y se puede observar en Huanchaco. Para que veas que también leo mi libro, brother. No todo es Tinder y FIFA.


Como te darás cuenta, hay playita para todos. No te quedes con el cielo gris de Lima y broncéate un poco, hermano. Da palta verte tan pálido. Para más datos del Panzón y toda la información sobre destinos turísticos en todo el Perú, revisa nuestro blog de viajes.