Share on Facebook30Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0

José María Arguedas fue uno de los grandes escritores indigenistas peruanos. Sus obras retratan el Perú andino: sus costumbres, su mítica relación con la tierra, sus personajes y sus hermosos paisajes. Por eso, redBus te muestra los destinos más emblemáticos que aparecen en la literatura arguediana.

Las ciudades de Los ríos profundos

Los Ríos Profundos, José María Arguedas

Los Ríos Profundos, José María Arguedas. Foto: revistaplumaroja.wordpress.com

Los ríos profundos es considerada una de las mejores obras de Arguedas. Esta novela autobiográfica describe el periplo de Ernesto, un joven de 14 años que se ve obligado a crecer de golpe y a tomar decisiones que no corresponden a su edad.

 

José María Arguedas

Cusco, Perú. Foto: explorebyyourself.com

Cusco es una de las ciudades de ensueño para José María Arguedas. Al ser una ciudad sagrada, el autor se sentía atraído por las piedras oscuras y ásperas de sus ruinas, por todo aquello que significan y significaron en el pasado.

Esta es la ciudad en la que Ernesto, personaje, y Arguedas, autor, se conectan con la figura de su padre. Cusco es la ciudad natal del progenitor, la que con su historia ancestral parece estar más conectada con lo sagrado.

Allí deslumbran los palacios y los templos, sus paisajes naturales excepcionales, sus calles y monumentos.

Hasta hoy, Los ríos profundos es considerado por propios y extraños el mejor texto literario escrito sobre la ciudad imperial.

 

  • Abancay

José María Arguedas

Abancay, Perú. Foto: wikipedia.org

Esta ciudad, ubicada a las faldas del nevado Ampay, fascina a José María Arguedas por sus bellas lagunas, sus coloridas flores y la magnitud del río Pachachaca.

Para sentirse más cerca del autor, los turistas deberían recorrer la Avenida Condebamba y sentarse en la Plaza de Armas de Abancay, capital de la provincia del mismo nombre y del Departamento de Apurímac. Aunque ahora es un lugar concurrido y pintoresco, en el pasado el camino sembrado por moreras vio pasar a un intranquilo Arguedas y la Plaza lo vio sentarse con lápiz y libreta en los bancos de piedra, mientras se ingeniaba sus primeros cuentos.

También es imperdible el recorrido por la Hacienda Patibamba, declarada Monumento Histórico en 1980. Sus grandes murallas y torreones hablan de su vieja historia como azucarera, allí Arguedas intentaba volver a hablar con los indios, reencontrarse con una lengua que consideraba suya: el quechua.

 

  • Puquio: Agua y Yawar fiesta

José María Arguedas

Puquio,, Perú. Foto: JoSe- GarriazQuispXD, Youtube

Puquio es la capital de la provincia Lucanas (Ayacucho) y también una de las ciudades inmortalizadas por José María Arguedas en sus libros. En esta pintoresca ciudad residió cuando era niño, se vinculó con la comunidad indígena y aprendió quechua.

El momento ideal para visitar Puquio es en agosto, cuando se celebra la Fiesta del Agua: el ritual, los juegos escénicos, los sonidos y los danzantes de tijeras es algo que ningún turista se debería perder. Arguedas, en el cuento Agua, crea una ficción sobre esta fiesta costumbrista.

En Puquio los viajeros también pueden conocer el poblado de Pichccachuri, donde podrán encontrar la iglesia con el campanario y la plaza de toros descritas en la novela Yawar Fiesta.

 


Con las sugerencias de nuestro blog, los amantes de José María Arguedas podrán visitar estas ciudades insignes y disfrutar del trayecto acompañado de sus libros favoritos 😉

 

Créditos de portada: andina.com.pe