Aventúrate a conocer los baños termales de Guñoc, muy cerquita a Lima. En redBus te traemos 5 razones para que este viaje sea completamente imprescindible en tu agenda de vacaciones.

baños termales Guñoc

Vista de la Cordillera de Huayhuash

¿Necesitas un break de la ciudad? No es necesario ir muy lejos para escapar del bullicio, el tráfico y la contaminación de Lima. En el mismo departamento de Lima, podemos encontrar los baños termales de Guñoc, que se encuentra a 9 horas de la ciudad de Lima y muy cerca de la cordillera de Huayhuash. Allí encontrarás todo el espacio y la tranquilidad para poder desconectarte unos días y vivir la mejor experiencia outdoor en la sierra peruana.

Instagram: @shirlene.x

1. Nevados y miradores naturales en Guñoc

Si bien esto puede parecer obvio al hablar de la sierra peruana, no te imaginas lo que es experimentarlo de primera mano. Ninguna fotografía que te pongamos acá se comparará con la realidad.

Los baños termales de Guñoc están entre dos nevados, el Pumarinri y el Millpu. Sin embargo, también está rodeado de varias montañas. La cordillera de Huayhuash puede ser divisada también desde estos baños termales.

Baños termales Guñoc, Cajatambo

Baños Termales de Guñoc. Foto: http://pressunitedcajatambo.blogspot.com

En el recorrido para llegar a los baños termales, además, se puede encontrar el Mirador de San Antonio, a 5050 m.s.n.m. Desde aquí se puede ver la cordillera de Huayhuash en todo su esplendor. Así que es una parada que se tiene que hacer sin falta.

Otro punto que se puede divisar es la zona reservada de Huayhuash, donde la vegetación y las lagunas son los principales atractivos visuales. Finalmente, como fondo de escenario se puede ver la segunda montaña más alta del Perú, el Sarapo, que tiene una altura de 6347 metros.

¡Imagínate la vista que puedes tener desde este mirador! Sin duda, las fotografías que tomes en este sitio quedarán para la posteridad.

 

2. Recorrido de ascenso a Guñoc: trekking y camping

Los baños termales de Guñoc se encuentran a 4335 m.s.n.m. y para llegar hasta allí se tiene que ir primero al pueblo de Cajatambo, que se encuentra a 3445 m.s.n.m.

Los baños termales se encuentran al pie de la cordillera de Huayhuash, que se encuentra en el límite entre los departamentos de Lima, Huánuco y Áncash. Para llegar y disfrutar de los baños, entonces, necesariamente se tiene que tomar la ruta hacia la cordillera.

Para comenzar el recorrido de ascenso se puede usar carro o burro. Sin embargo, esto solo es posible hasta un tramo. Pasado ciertos kilómetros, el carro ya no puede pasar pues el camino solo está acondicionado para realizar trekking.

Mientras se asciende, tanto en el tramo con carro o caminando, se pueden observar los campos fértiles y los nevados Huacshan (5600 m.s.n.m.) y el Pariaucro (5500 m.s.n.m.). En este primer tramo, también se puede observar todo el poblado de Cajatambo. Nuevamente, la vista es insuperable.

Luego de horas de caminar, se puede acampar en la zona de la Quebrada de Guñoc, a 4300 m.s.n.m. En este lugar se puede aprovechar para poder descansar, cocinar y recobrar fuerzas. Al día siguiente o después de unas horas, se enrumba el camino siguiendo la dirección hacia la cordillera de Huayhuash. Luego de unas horas, ya podrás ver los baños termales.

baños termales de guñoc

Campamento en la Cordillera de Huayhuash. Foto: peru.com

 

3. Cordillera de Huayhuash

Cuando se visitan los baños termales, los turistas también aprovechan para hacer el recorrido de trekking hacia y alrededor de la cordillera de Huayhuash. Como ya mencionamos, para llegar a los baños termales es necesario ir por ese recorrido; pero, luego, en vez de regresar a Cajatambo, se puede continuar con el camino de trekking.

Se tienen dos opciones: ir rodeando toda la cordillera, lo cual toma unas 2 semanas de caminata; o ir de los baños termales a Huayllapa, en un recorrido de unos 4 días.

La ruta que más se suele tomar es la segunda. En esta caminata se sube a 4080 m.s.n.m. donde ya se pueden ver más claramente los nevados, como el Racielo y el Pariaucro.

Para hacer el trekking se puede optar por usar burros que carguen los objetos pesados como las carpas, la cocina y demás elementos vitales para el recorrido. El recorrido empieza en Yanapampa bordeando los riachuelos que desembocarán luego en el Río Pativilca.

A lo largo de este recorrido los nevados siguen apareciendo cada vez más cerca. Y las fotografías salen cada vez más espectaculares. Luego de unos kilómetros te puedes encontrar con una caída de agua que se conecta con la Laguna de Viconga, que nace de los deshielos del nevado León Dormido.

En las zonas de campamento, como la Quebrada de Guñoc (4300 m.s.n.m.), se podrá despertar en medio de la naturaleza y con una vista bellísima.

Un punto clave es la Punta Cuyoc, que se encuentra a 5000 m.s.n.m. y desde donde se puede ver toda la cordillera Huayhuash.

 

#ElDato

Hay agencias o comuneros que se organizan para poder atender a grupos grandes de turistas que empiezan este recorrido de trekking. Incluso, el servicio puede incluir que estés acompañado por cocineros.

4. Cajatambo

Cajatambo es el punto de salida para enrumbar al camino hacia la cordillera de Huayhuash y los baños termales de Guñoc. Este pueblo se encuentra a 3445 m.s.n.m., así que si hay problemas de soroche o algún otro malestar, es recomendable descansar por unas horas, o por un día entero, para poder aclimatarse y disfrutar del resto del viaje.

Cajatambo es un pequeño pueblo muy pintoresco que está compuesto por una plaza central y varias casas con balcones coloniales y puertas pequeñas. Un paseo por todo el pueblo –el cual no tomaría mucho tiempo– es una buena manera para poder despejarse y hablar con los lugareños sobre sus prácticas culturales e historia local.

Sin embargo, lo más resaltante de este pueblo son las iglesias. La mayoría de ellas tienen frontis con diversas esculturas de santos. En el interior de estas edificaciones, asimismo, se puede encontrar una gran variedad de arte religioso de la época colonial. Están permitidas las fotografías, así que… ¡a aprovechar!

Otra característica que los citadinos sabemos apreciar es la tranquilidad. Debido a que Cajatambo es un pueblo pequeño, con poca cantidad de habitantes, el sonido que prima en el ambiente son los cánticos de las aves transitando por el aire o el de alguna conversación casual entre pobladores. Sin duda, algo que envidiar.

baños termales de guñoc

Cajatambo. Foto: http://cashatampu.blogspot.com/

5. El plato bandera: Pari, la sopa de piedra

El Pari es un plato inventado por los arrieros que cruzaban las montañas y para prepararlo es necesario papa seca, carne desmenuzada de res y de borrego y, obviamente, cuy. Con todo ello, se hace un aderezo y un caldo, con el cual se combate al frío de la sierra.

El elemento característico de este plato de Cajatambo es la piedra. Esta piedra es de río y se encuentra a alta temperatura, por lo que al ponerla en el caldo se forman pequeña burbujas y un sonido raro como si se estuviera hirviendo algo vivo dentro.

Además de probar la sopa de piedra, tienen que probar el rico queso artesanal.

La principal actividad de Cajatambo y Huayllapa, su pueblo vecino, es el ganado. Así que es muy probable que puedas degustar un queso riquísimo en ambos lugares. En Cajatambo hacen queso fresco y de tipo suizo, así que aprovecha tu estadía allí luego de regresar de los baños termales.

 

#ElDato

  • Entrada: en varios puntos del camino de trekking se tiene que pagar una entrada a las comunidades a las cuales pertenece el terreno.
  • Rutas: Las caminatas se dan exclusivamente por rutas ya establecidas.
  • Clima: El clima puede descender hasta los -3°C en las noches.
  • Temporada alta: La temporada recomendable es entre mayo y setiembre.

Con estas 5 razones es evidente que los baños termales de Guñoc son una opción interesante y atractiva para tus siguientes vacaciones. Para más información sobre rutas y destinos en el Perú, ¡visita nuestro blog de viajes!

 

Foto de portada: Andina.pe