El complejo arqueológico Gran Vilaya está ubicado en Chachapoyas. En redBus te contamos todo sobre uno de los mejores atractivos turísticos de Amazonas. 

¿Sueñas con las aventuras de Indiana Jones, en un lugar repleto de naturaleza y con ciudades perdidas? Entonces este es el destino perfecto para ti. Se trata del Gran Vilaya, un misterioso sitio arqueológico localizado en el departamento de Amazonas, al norte de nuestro hermoso Perú.

Gran Vilaya

Gran Vilaya. Foto: tripadvisor.es

Denominado Complejo Arqueológico de Vilaya o Gran Vilaya, está situado en el distrito de Pisuquía (a 54 kilómetros de la ciudad de Chachapoyas), en la provincia de Luya (Amazonas). Se ubica al oeste de la majestuosa Fortaleza de Kuelap, y se extiende en un territorio de casi 6 hectáreas.

Este antiguo y misterioso complejo está compuesto por más de 5,000 edificaciones arqueológicas, de formas circulares y rectangulares, las cuales pertenecieron al reino de los Chachapoyas, una cultura pre-inca que existió entre los años 1,100 y 1,350 d.C., aproximadamente.

El Gran Vilaya se compone de diversos centros poblados, como La Pirquilla, El Obispo, Paxamarca, El Secreto, y más. Para llegar al complejo arqueológico es necesario cruzar caminos camuflados en la larga vegetación de la zona y toparse con construcciones de piedra escondidas en la neblina del bosque. Todo un paraíso para los amantes de la aventura y la naturaleza.

 

¿Cómo llegar al sitio arqueológico El Gran Vilaya?

Complejo arqueológico Gran Vilaya

Complejo arqueológico Gran Vilaya. Foto: chachapoyastripadventures.com

Si viajas por tierra desde Lima, solo necesitas comprar un pasaje de bus directo Lima-Chachapoyas (puedes encontrarlo en redBus). El precio varía desde 80 hasta 130 soles, depende de la empresa de transporte y de la fecha en la que viajes.

El Gran Vilaya abarca muchos atractivos turísticos. Durante tu travesía podrás visitar el Valle de Huaylla Belén, Choctamal, Lanche, Congón, etc. Además, podrías finalizar tu viaje con una caminata hasta la Fortaleza de Kuélap.

El trayecto, desde Lima, demora entre 21 y 24 horas por carretera. Lo mejor será que separes una semana completa para este viaje, pues la ruta de trekking para llegar a Gran Vilaya es de 4 días, mientras que disfrutar de otros atractivos te tomaría 1 o 2 días adicionales.

mapa Gran Vilaya

 

#LosDatos

  • La mejor temporada para viajar es de mayo a noviembre, cuando disminuyen las lluvias y la vegetación es exuberante. Generalmente, el clima durante todo el año es de 22°C como máximo y 13° C como mínimo.
  • Es selva alta y la altura varía entre 2,300 hasta 3,500 m.s.n.m. Si sufres de mal de altura, toma tus precauciones para realizar las caminatas de manera segura.
  • Te sugerimos llevar ropa ligera durante el día, con una casaca cortavientos. Durante la noche, es recomendable abrigarse con casacas impermeables.
  • Los almuerzos durante tu caminata deben ser tipo box lunch. Este tipo de almuerzo es pequeño, ligero, y con buen valor nutricional. En un recipiente que lo conserve, puedes llevar frutas secas, sándwiches con vegetales, carne o menestras enlatadas.

 

Cuatro días de full aventura

Trekking Gran Vilaya

Trekking Gran Vilaya. Foto: specialcloudperu.com

Desde Chachapoyas se inicia el trekking al Gran Vilaya, una ruta llena de paisajes increíbles, restos arqueológicos, y caminos pre-hispánicos.

Lo mejor es contratar los servicios de una agencia de turismo especializada, que te servirá como guía para tu recorrido. En el mismo Chachapoyas podrás elegir entre varias empresas que ofrecen el servicio.

Al ser una zona húmeda y con mucha vegetación, no te olvides de llevar tu repelente contra insectos, tu cantimplora llena de agua fresca, y zapatillas ideales para terreno abrupto. Ahora sí, ¡que comience la aventura!

 

Día 1: El Pueblo de los Muertos

Pueblo de los muertos en Luya

Pueblo de los muertos en Luya. Foto: trekkingkuelap.com

Toma un desayuno ligero pero altamente nutritivo en Chachapoyas. La agencia que hayas contratado te proporcionará el servicio de movilidad hasta el distrito de Lámud, en la provincia de Luya, donde darás inicio a tu caminata hasta el famoso Pueblo de los Muertos. El trekking hasta allí dura aproximadamente 1 hora y 45 minutos.

El Pueblo de los Muertos está ubicado en un lugar casi inaccesible. Fue un sitio en donde se realizaban cultos a los muertos, especialmente a los más altos gobernantes de la cultura Chachapoyas. Allí podrás observar estatuas, sarcófagos funerarios altamente decorados, etc.

Al terminar puedes consumir tu almuerzo tipo box lunch. Después, se retoma el camino para visitar los poblados de Cohechan y Chocta, en donde te recibirán con una gran sonrisa. En estos pintorescos pueblos podrás comprar diversos productos y/o degustar comidas típicas.

La aventura del día finaliza con una caminata de 45 minutos para visitar los sarcófagos de Karajía, cuyos diseños se asemejan a una figura humana, únicos en el mundo. Lo que más llama la atención de dichos sarcófagos es su colosal tamaño de casi 3 metros de alto, y que no están colocados sobre el suelo, sino que están -increíblemente- enclavados en un gran acantilado de difícil acceso, libres de los huaqueros y “observando” a los visitantes desde lejos.

Puedes pasar la noche en una cabaña alquilada o bien en un campamento, en la zona que el guía recomiende dentro del Valle de Belén.

 

#TipViajero

Si tienes tiempo, puedes tomarte un día y hacer un pequeño viaje al Pueblo de Cocachimba (1 hora en carro desde la provincia de Luya), para luego dirigirte a la Catarata de Gocta, a donde llegarás después de una caminata que dura entre 2 y 3 horas. Es una de las cataratas más bellas y admiradas de todo el Perú (y del mundo).

 

Día 2: El Pueblo de Congón y la Escalera

Escalera en Gran Vilaya

Escalera en Gran Vilaya. Foto: conociendoamazonas.wordpress.com

Después de tomar un desayuno ligero, se parte desde el Valle Belén hasta el famoso camino pre-inca, más conocido como La Escalera.

La Escalera es famosa por ser un camino angosto y con mucha vegetación, por eso se debe tener cuidado al recorrerla. Se ubica a 2,950 m.s.n.m., y probablemente te haga sufrir un poco de vértigo, pero con paciencia lograrás finalizar este esforzado tramo.

El camino de La Escalera te conectará con la zona arqueológica de La Pirquilla, la cual está camuflada en la abundante vegetación y entre la niebla del bosque.

En La Pirquilla se recorren distintos recintos con antiguas construcciones de la cultura Chachapoyas, que se rodean de la asombrosa flora y fauna silvestre típica de la región.

Después de un almuerzo ligero, te espera una caminata de 2 horas y media aproximadamente, hasta llegar al pueblo de Congón, en donde podrás pasar la noche. En este pueblo se cultiva café orgánico, así que no dudes en degustarlo y comprar un poco para compartirlo cuando regreses a casa.

 

Día 3: Restos arqueológicos de Lanche

Se comienza el día con una caminata de 2 horas por un bosque muy caluroso, en donde la flora y fauna de la selva serán aún más imponentes. El trekking continúa por un bosque nubloso durante 1 hora y media hasta llegar al centro arqueológico de Lanche, uno de los lugares más representativos del Gran Vilaya.

 El centro arqueológico de Lanche consta de un inmenso monumento de casi 450 edificios de piedra, sitio que recorrerás atravesando innumerables piedras escondidas entre el musgo y grandes plantas. ¡Ten cuidado con los tropezones!

Luego del almuerzo, sigue la caminata cuesta arriba hasta el Paso de Yumal. Este recorrido, que atraviesa una pendiente, suele ser difícil pero no imposible, así que ánimo.

El Paso de Yumal es una de las zonas más altas de la ruta, a 3,500 m.s.n.m. Allí tendrás una excelente vista hacia el complejo arqueológico de Kuélap.

Por último, te espera una caminata de 1 hora y media hasta el poblado de Choctamal, donde encontrarás restaurantes y hostales para cenar y dormir a gusto. ¡Tendrás un merecido descanso!

 

#TipViajero

Te recomendamos que no uses shorts o prendas cortas pese al intenso calor durante algunas partes de la ruta, debido a la presencia de mosquitos. Mejor procura que tus prendas sean delgadas y evita los  materiales sintéticos, así te sentirás fresco.

 

Día 4: La Fortaleza de Kuélap

Fortaleza Kuélap

Fortalez Kuélap. Foto: tripadvisor.es

Todo lo visto hasta ahora abarca la ruta del complejo arqueológico El Gran Vilaya. Pero esta ruta de trekking, en casi todas las agencias turísticas, incluye al final del viaje la visita a la majestuosa Fortaleza de Kuélap, un lugar turístico solo igualado por Machu Picchu.

Por eso, el día 4 se convierte en un día mágico para todos los viajeros que emprenden esta aventura.

Para llegar al destino, es necesario partir con una movilidad por un camino afirmado desde el Pueblo de Choctamal, por casi 1 hora hasta llegar al parqueo de Malca. Allí comienza una corta caminata de tan solo 20 minutos hasta llegar a la Fortaleza de Kuélap (declarado Patrimonio Cultural de la Nación). Se trata de un sitio arqueológico pre-inca que tuvo fines ceremoniales, religiosos, y administrativos en la cultura Chachapoyas. Además, posee murallas que bordean los 20 metros de altura, una auténtica maravilla.

Este lugar posee 505 recintos al interior, distribuidos en niveles de planta rectangular, cuadrangular, y circular. En el exterior hay 198 edificaciones. Además, en los alrededores podrás encontrar piedras talladas en alto relieve, con figuras de rostros humanos.

 

¿Qué debe incluir tu viaje?

Los cuatro días de caminata los realizarás en medio de la naturaleza, y si bien durante el día el calor puede ser intenso, la noche es fría y a veces lluviosa. Es importante que lleves una carpa impermeable y una bolsa de dormir (sleeping), además de alimentos no perecibles, más de una muda de ropa, bloqueador, y repelente.

Cargar todo eso, sumado con tus objetos personales, te puede generar más cansancio de lo debido. Por ello es que en algunos pueblos de la ruta también alquilan mulas para cargar el equipaje, o bien caballos para los que deseen ir cabalgando al destino en lugar de realizar el trekking. Ten en cuenta que podrás acceder a estos beneficios si cuentas con un presupuesto extra.

Algunas agencias turísticas, dependiendo del costo del tour, te ofrecen almuerzos y desayunos, con chefs especializados acompañándote durante la travesía. Además, los paquetes turísticos también deben incluir botiquín de primeros auxilios, guía oficial en inglés y español, transporte, arrieros durante el viaje a caballo, y equipo adicional de campamento.

En el camino de regreso a la ciudad de Chachapoyas puedes recorrer otro lugar turístico llamado Cavernas de Quiocta. Se trata de una obra de arte de la naturaleza en medio de la vegetación. Entrar a esta caverna es un reto físico y también una experiencia de ensueño. Allí divisarás 7 ambientes con estalactitas y estalagmitas, formaciones minerales con figuras curiosas, como las de una momia, un ángel, un faraón o un inca.

El suelo de la caverna se caracteriza por ser muy húmedo, así que necesitarás alquilar botas altas (si es que no están incluidas en tu paquete turístico), y un bastón para evitar las caídas.

 

Un almuerzo típico en Chachapoyas

Juanes de yuca

Juanes de yuca. Foto: viajejet.com

Esta ciudad es el centro ideal para movilizarse hacia los mejores lugares turísticos de Amazonas. Es también el lugar perfecto para probar la mejor gastronomía de la región.

Aquel que viaja a Chachapoyas y no prueba sus suculentos platos típicos, no ha completado al 100% su viaje:

  • Juanes de yuca y cecina: Es un plato típico basado en la combinación de yuca hervida rallada, mezclada con arroz y gallina, todo envuelto en una hoja de achica, y cocido al vapor. Se acompaña con la clásica cecina, que es carne de res o cerdo, seca y salada.
  • Purtumute: Es un plato muy famoso en la selva, preparado a base de frijoles de diversos tipos y aderezado con culantro.
  • Cazuela: Con un trozo de gallina puesto a hervir, un pedazo de carne de res y de carnero, se prepara el plato perfecto. Esto se combina con col, choclo desgranado, y vino blanco.

Para complementar estos platillos, también es recomendable que disfrutes de las bebidas típicas como el guarapo (a base de caña de azúcar hervida y fermentada), el chuchuhuasi (aguardiente a base de una raíz amarga del mismo nombre), y el licor de leche (a base de aguardiente y suero de leche filtrado gota a gota).

La mayoría de platos típicos los puedes encontrar en los pueblos de la ruta de El Gran Vilaya o bien en los restaurantes más populares de Chachapoyas, como el Batán de Tayta, Amazonas 632, La Tushpa o El Tejado.

Kuélap

Kuélap. Foto: http://amazonexpedition.com.pe

¿Listo para la aventura? Planifica tus vacaciones desde ahora y compra tus pasajes de bus a Chachapoyas en redBus. Te espera una travesía llena de naturaleza, flora, fauna, grandes complejos arqueológicos, hermosos paisajes, y platillos típicos para contentar el paladar. Y si quieres conocer sobre otros destinos en el Perú, puedes ingresar a nuestro blog de viajes.

 

Créditos foto de portada: iperu.org