Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0

Existen muchas formas de viajar y vivir una nueva experiencia. Hay quienes prefieren grandes instalaciones y transportes de lujo, mientras que otros preparan solo su mochila y se lanzan a la aventura. Estos últimos también son llamados mochileros y redBus te cuenta más sobre las enseñanzas de mochilear por Perú.


Cosas que se aprenden tras Mochilear por Perú

Los mochileros son aquellos que disfrutan cada rincón de un destino turístico y no tienen problemas para superar algunos inconvenientes al principio, pues comprenden que son parte del aprendizaje. ¿Tú eres uno de ellos? ¿Tienes esa actitud necesaria para disfrutar de mochilear por Perú?

Mochilear en Perú

Viajar como mochilero te hace salir de esa zona de confort con la que estás acostumbrado. El hecho de tomar medios de transporte públicos, compartir alojamiento, comer en mercados tradicionales e incluso trabajar para continuar con el viaje se convierten en parte de tu vida diaria. Así logras conocer mucho más a la gente que te rodea en la ciudad que visitas, no solo los atractivos turísticos, sino la vida diaria de los habitantes y cómo se desenvuelven.

Un mochilero también tiene esa chispa de libertad, de no restringir sus pasos a un tour turístico ya establecido. Se trata de aceptar la incertidumbre como parte de la travesía, sin una rutina fija. La satisfacción que da esa sorpresa es un sentimiento inigualable para los viajeros.

No hay experiencia comparable como viajar así en el Perú. Por ello, en este artículo te brindamos una serie de factores que se aprenden luego de recorrer costa, sierra y selva en nuestro país incaico. Son detalles que recordarás siempre y que te servirán incluso en otros aspectos de la vida.

1. El Perú no es solo Machu Picchu

Cuando las personas, especialmente los que no viven en Perú, escuchan el nombre de este país, automáticamente piensan en Machu Picchu (y en llamas). Como mochilero, la principal enseñanza es que no hay que subestimar los distintos destinos turísticos del país y mucho menos los poco conocidos.

Mochilear en Perú: Kuélap es un gran destino

Existen rincones que son dignos de igualar con cualquier maravilla del mundo como, por ejemplo, La isla Ballestas en Paracas, la Laguna 69 en Huaraz y el Mirador del Cóndor en Arequipa. Incluso, otros destinos más cercanos como Lunahuaná o Barranca tienen hermosos paisajes y muchos deportes de aventura. Solo hay que caminar por las calles y observar cómo turistas provenientes de Asia, Europa y Norteamérica se dirigen hasta allí después de haber recorrido miles de kilómetros para llegar.

Es por esto que cada lugar en el Perú es un nuevo descubrimiento, lleno de sorpresas, paisajes e historia. Nunca hay que limitarse a conocer las más grandes atracciones. Si no hay presupuesto para hacer un largo de viaje, ten por seguro que podrías disfrutar los destinos más cercanos del mismo modo que los más conocidos.

2. La hospitalidad de la gente es incomparable

Si algo que distingue al Perú, ya sea en Tacna, Puno, Ica, Arequipa o Loreto, es la hospitalidad de su gente. Los mochileros tienen la oportunidad de alojarse no en grandes hoteles cinco estrellas, sino en casas comunes y hostales en donde muchas veces se comparte el cuarto con otros turistas.

Mochilear por Perú: disfruta del calor de su gente

Esto no es ninguna experiencia negativa: La hospitalidad, el cariño, y la generosidad de la gente hace que un día hospedado, sea en donde fuese, sea único y beneficioso. Además, no solo se trata del alojamiento, sino también de cómo el pueblo recibe a los viajeros, ya sean de otra ciudad en el interior del país o provenientes del extranjero.

Como mochilero, uno necesita de mucha ayuda para continuar con el viaje. Los ciudadanos en el Perú siempre están dispuestos a ayudar a quien lo necesita, incluso también en las aldeas locales y en las comunidades remotas, en donde siempre dan la bienvenida.

3. Los precios son accesibles

Aquel que quiera viajar por todo el Perú pero que no cuenta con mucho presupuesto no tendrá inconveniente a la hora de mochilear por Perú. Este país es uno de los mejores lugares para recorrer como mochilero, pues hay precios para todos los bolsillos, desde restaurantes, alojamiento, entradas a destinos turísticos, precios de transporte, etc.

Mochilear por Perú: precios accesibles

Los mercados callejeros son igual de buenos que los grandes locales gastronómicos. Existen chefs en carretillas que ofrecen comidas típicas, hoteles muy bien ubicados en las plazas de las ciudades a precios módicos.

Como mencionamos en el primer punto, hay muchos destinos turísticos para visitar. Algunos aún son poco concurridos, por lo que no se necesita pagar grandes sumas para el ingreso ni reservarlos con meses de anticipación.

4. Mejorarás tu autoconocimiento y autoconfianza

No todo se trata del turismo y de las visitas que realices. Mochilear por Perú, te llena de sabiduría, aún más si viajas solo. Enfrentarás algunos retos que te ayudarán a conocerte mejor, comprender tus límites y sobrepasarlos. Todo ello te hará una mejor persona en distintos aspectos de tu día, ya sea a nivel personal o profesional.

Mochilear por Perú: Aprender más de ti mismo

Landscape Peru Paco Peruvian Shaman

Descubrirás a ahorrar de mejor modo, a relacionarte con los demás con eficacia y además volverás a encontrarte contigo mismo. Los destinos turísticos del Perú son conocidos por tener mucha mística, aventura y contacto con la naturaleza y la historia antigua. Serán los lugares perfectos para descubrir qué es lo que más te gusta.

Mochilear por Perú y con bajo presupuesto demanda aceptar un mayor número de responsabilidades durante el viaje, y esto demandará que aproveches al máximo todas tus habilidades. Así, tendrás que reparar en el cuidado de objetos personales, tu organización del tiempo, orientación, entre otras.

5. El Perú es una combinación de orígenes, historia y evolución

Más allá de los incas y su Imperio, el país cuenta con una gran riqueza histórica. En su arquitectura, arte y música se ven reflejadas distintas culturas, épocas y fusiones. Por ejemplo, las iglesias del Virreinato contrastan con los restos arqueológicos de antiguas ciudadelas incaicas o con ruinas ancestrales de periodos pre-incas.

Mochilearn por Perú: Templo en Andahuaylillas

Existen diferentes danzas y festividades ancestrales que son de mucho interés para las comunidades nativas y aborígenes, pues son parte de su identidad. La fiesta patronal en honor a la Virgen de la Candelaria y su contraste con el Inti Raymi, la fiesta del sol practicada desde épocas incaicas, es un ejemplo. Hay para todos gustos y colores, desde la danza típica del Perú como lo es la marinera hasta los bailes oriundos de la selva.

Al recorrer todo el territorio, toparse con distintos tipos de folclore y vestigios históricos no es algo extraño. Al viajar lento como mochilero, se tiene más tiempo para estar en contacto con todo tipo de gente local, con quienes se aprende más sobre su sociedad, cultura, indumentaria, etc. Es necesario tener una mente abierta para estar receptivo a nuevas tradiciones y modos de vida para ampliar tu visión del país.

6. El clima es muy variado

La geografía del Perú es muy accidentada. En un lugar puedes estar con un clima tropical y soleado, mientras que en otro la temperatura puede bajar a menos de cero, sin contar las fuertes lluvias y vientos. Al mochilear por Perú siempre camina bastante, ya sea para conocer o para transportarse y por ello es fundamental llevar todos los implementos necesarios para protegerse del clima.

Otra particularidad es la altura. Si bien en departamentos como Lima o Trujillo no existe una altura considerable respecto al nivel del mar, en otros sí. Arequipa, con 2400 metros de altura, o Cusco, con un promedio de 3400, son destinos para visitar con precauciones. Por ejemplo, es necesario tomar abundante agua, comprar pastillas para el soroche, consumir la popular hoja de coca o llevar distintos tipos de vestimenta.

Mochilear por Perú: Disfruta de una variedad de climas

Aunque viajar con libertad y sin rutinas brinda más adrenalina y sorpresas, siempre es necesario averiguar todo sobre la ciudad que se visita. Es vital investigar todo lo relacionado al clima, horarios, problemas meteorológicos u otros factores que te llevarán a prepararte mejor y no sufrir ningún inconveniente. Todo esto es parte de la responsabilidad y el aprendizaje que hay que tener ya sea en el Perú o en otro país.


El orgullo y la satisfacción de conseguir viajar bajo esta modalidad, hacer tus sueños realidad y tener más cosas que contarles a tus seres queridos te llenará de vitalidad y buenas vibras. ¿Ya estás listo para viajar y conocer todo el Perú? En el blog de redBus encontrarás muchas guías y artículos sobre destinos en el país. Alista tus maletas, que un viaje como mochilero te llevará a una experiencia de autodescubrimiento, libertad y aventura.

Content Ad Momias redBus