Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0

En el norte de Perú, específicamente en el departamento de La Libertad se encuentra el Valle  de Chicama, un lugar lleno de historia y tradición. Con esta guía de viaje, redBus te trae todo lo que necesitas saber para escaparte a este destino.


Valle de Chicama: valor cultural e histórico

En el Valle de Chicama se desarrolló la cultura moche, una civilización del Antiguo Perú que levantó grandes obras que hoy son consideradas importantes creaciones de ingeniería.   

Los monumentales palacios y templos (huacas) que datan de los siglos II y VII fueron construidos en el valle del río Moche, actualmente provincia de Trujillo. El imperio de los mochica es un potencial atractivo turístico para conocer en el Valle de Chicama.

Otros de los destinos que definitivamente debes visitar en el valle son el Complejo Arqueológico El Brujo, Magdalena de Cao, Puerto Chicama y Santiago de Cao. A continuación te presentamos una detallada guía de viaje a cada uno.

Complejo Arqueológico El Brujo

Valle de Chicama: Complejo Arqueológico El Brujo

Se ubica a 60 kilómetros de la ciudad de Trujillo, en el distrito de Magdalena de Cao, provincia de Ascope. En este lugar fue donde se descubrió la tumba y el cuerpo momificado de la gobernante moche denominada Señora de Cao. También posee un museo moderno donde se exhibe la milenaria momia. Asimismo, en el complejo se localizan tres huacas:

  1. Huaca Prieta, cuyo descubrimiento sorprendió a la comunidad arqueológica al encontrarse los restos más antiguos del periodo precerámico o arcaico.
  2. Huaca Cao Viejo, una pirámide trunca que posee siete edificios superpuestos. En sus extensas paredes decoradas con relieves policromados, los mochicas dejaron evidencia sobre su visión del mundo y de su sociedad. Verás motivos fantásticos, sacrificios humanos, guerreros y la figura de Aiapaec, “el degollador”, el principal Dios castigador de la cultura moche. Asimismo, serás testigo de escenarios como plazas, recintos y patios ceremoniales, además de altares.
  3. Huaca Cortada: posee 22 metros de altura y se levanta entre dos plataformas superpuestas. Los arqueólogos creen que el aspecto cortado de esta pirámide se debe a que los huaqueros o buscadores de tesoros, en su afán por encontrar piezas valiosas, destruyeron su infraestructura.

Visitar el sitio arqueológico El Brujo es una experiencia impresionante, rica de historia y cultura, que amerita el viaje al Valle de Chicama. Cuando estés en cualquiera de estas huacas, te sorprenderá cómo estos hombres milenarios utilizaban en sus frisos decorativos los colores. Sus obras estaban dominadas por el amarillo, rojo, blanco, gris y negro.

Magdalena de Cao

Este pueblo pescador ubicado en el Valle de Chicama, cuya fundación data de los años 1538, es el lugar idóneo para conectar con nuestro pasado y desconectarte del bullicio de la ciudad. Disfruta de un recorrido por la plaza, donde se levanta un monumento a la Señora de Cao.

Valle de Chicama: Magdalena de Cao

¿Quieres conocer la historia del pueblo? Entonces, acércate a la Casa de la Cultura, un recinto que funge como una especie de museo. En este lugar aprenderás cómo se fundó la localidad y el Imperio moche a través de imágenes, pinturas, arte y algunas muestras interactivas.

Si te gusta la chicha, en Magdalena de Cao podrás beber la famosa “Chicha de año”, una bebida típica de este pueblo que se prepara a base de maíz y azúcar y se macera por un año.

Aprovecha el sol veraniego y acércate a la playa El Brujo, está cerca al pueblo de Magdalena de Cao. Es un lugar pequeño donde puedes caminar, hacer actividades recreacionales e incluso acampar. Sin embargo, debes tener cuidado de preservar este sitio ya que se encuentra cerca del Complejo Arqueológico El Brujo.

En Magdalena de Cao hay un circuito turístico en bicicleta, así que no tienes excusas para recorrer los lugares más emblemáticos de la localidad al mismo tiempo que disfrutas del ejercicio físico.

Si estás en Lima, para llegar a Magdalena de Cao debes tomar un bus hacia la ciudad de Trujillo. Ingresa a nuestra página y reserva tu boleto de viaje por un valor mínimo de 35 soles. El recorrido tiene un tiempo aproximado de 9 horas. Luego, deberás tomar otro transporte que te lleve hasta Magdalena de Cao. Llegarás en una hora a tu lugar de destino.

Puerto Chicama

También conocido como Puerto Malabrigo, se ubica a hora y media de la ciudad de Trujillo. Es el paraíso perfecto para los amantes de los deportes acuáticos. De todas partes llegan surfistas a montar la ola perfecta.

Valle de Chicama: Puerto Malabrigo

foto: Jonathan/Flickr

La playa de Puerto Chicama es referencia mundial por tener las olas de izquierdas más largas del mundo, y es uno de los más grandes atractivos del Valle de Chicama. Cientos de turistas y lugareños llegan para hacer surf y surf de remo. Además, si te acercas al muelle, puedes llevar tu caña, ya que está permitida la pesca deportiva. En la playa también se realizan campeonatos de tabla hawaiana; averigua las fechas de viaje para coincidir con uno de estos divertidos eventos.

Los mochicas fueron los pioneros de la navegación en el Perú con sus caballitos de totora, embarcación hecha con tallos y hojas de totora (planta acuática tradicional del Perú usada como base para la elaboración de diversas embarcaciones). Por este motivo, en la playa de Puerto Chicama se realizan eventos culturales y deportivos en honor a estos antiguos pobladores.

Luego de un buen día de arena, sol y playa, debes darte un recorrido por los restaurantes tradicionales de la zona y degustar sus platos típicos. Te recomendamos el reventado de cangrejo, el charqui de raya, el sudado de tramboyo, la fritanga, la causa de lapa, el popular ceviche o el sudado de pescado a la leña.

¿Cómo llegar? Si vas en auto particular, toma la ruta del kilómetro 614 de la Panamericana Norte. En transporte público hay autocares que salen desde el Museo Casinelli. Apúntate a los que van en sentido Chicama, Paiján o Ascope.

Santiago de Cao

Es uno de los distritos de la provincia de Ascope y se ubica a 35 kilómetros de Trujillo. Se caracteriza por sus hermosas playas, donde puedes disfrutar de pescado fresco, deliciosos ceviches y sudados. Consiste en una población pequeña rodeada de pirámides de barro y huacas construidas por los mochica. Los pobladores se dedican a la agricultura, la pesca artesanal y la industria.

Valle de Chicama: Santiago de Cao

Foto: perutouristguide.com

Con ayuda de los lugareños o de un operador turístico puedes visitar las numerosas huacas de Santiago de Cao, situadas en el anexo Cordano, en Sumanique, en San José Bajo y en Chiquitoy. En esta última se localizan las huacas más famosas, como la Tres Huacos, que consiste en unas pirámides escalonadas elaboradas a base de adobe. Se cree que funcionó como un recinto con fines religiosos, administrativos y hasta comerciales. Otra muy conocida es la Huaca Chiquitoy Viejo, que habría sido un centro administrativo. En ella se observan enormes murallas que posiblemente sirvieron para proteger la morada de un personaje de la élite.

Asimismo, Chiquitoy recientemente ha experimentado un auge turístico debido a sus hermosas playas. En verano, la más visitada es El Charco, donde los turistas encuentran serenidad y exquisita comida marina en los restaurantes de los alrededores.

Otros atractivos cerca de Valle de Chicama: Trujillo

Como te mencionamos al inicio de esta guía turística, tu primera parada para llegar al valle será Trujillo. ¿Y por qué no aprovechar tu paso por esta ciudad? Anímate a recorrerla y a visitar sus lugares más emblemáticos.

Trujillo es la tercera ciudad más poblada del Perú. Su centro histórico agrupa 72 manzanas; quizás no puedas caminarlas todas, pero durante la caminata te cautivarán sus monumentos históricos, iglesias, monasterios, casas republicanas y coloniales, museos y salas de exposición.

Valle de Chicama: Trujillo

Algunos de los atractivos turísticos de gran valor histórico son el Monumento a la Libertad, una escultura ubicada en el centro de la Plaza de Armas de Trujillo; la Casona Tinoco o Casa del Mayorazgo de Facalá; el Palacio Itúrregui; la Casa de la Emancipación; el Teatro Municipal de Trujillo; la Casa Baanate; la Casa Ganoza; la Casa Museo Mariscal de Orbegoso y la Casa Calonge o Urquiaga.

Ahora aléjate un poco del centro histórico y dirígete hacia las playas, balnearios y parques de la ciudad de Trujillo. Estos son los lugares más famosos:

  • Balneario de Huanchaco. Atrae a turistas de todo el mundo porque en sus aguas se puede observar la pesca en caballitos de totora. Además, esta playa es un referente mundial del surf y bodyboard. Cada año, campeones mundiales de las tablas llegan a Huanchaco para participar del Mundial de Longboard Huanchaco, una competencia de surf que se lleva a cabo en la playa El Elio.
  • Balneario de Las Delicias. Lugar preferido de los lugareños y turistas que está ubicado en el distrito metropolitano de Moche. En sus alrededores podrás degustar de un delicioso ceviche, producto de la pesca artesanal local.
  • Los Humedales de Huanchaco. Este parque ecológico se ubica al noreste de la ciudad. Es el sitio ideal para apreciar parte de la cultura mochica, específicamente lo relacionado a los caballitos de totora, ya que cuenta con numerosas reservas de esta tradicional planta acuática.

Las Huaca del Sol y la Luna

Valle de Chicama

Otra actividad que no puedes dejar de realizar en Trujillo es recorrer los complejos arqueológicos de la Huaca del Sol y de la Luna, donde los moche plasmaron toda su cosmovisión y cultura.

  • Huaca del Sol: ubicada a 5 kilómetros al sur de la ciudad. Se la considera un santuario moche y data del siglo I antes de Cristo hasta el siglo IX. Esta pirámide escalonada de adobe posee 5 grandes terrazas. Fue el centro político administrativo de la cultura moche hasta que llegaron los colonizadores españoles.
  • Huaca de la Luna: construcción con templos superpuestos donde se realizaba la preparación para el sacrificio de los guerreros. Destacan las pinturas murales de colores blanco, negro, rojo, azul y amarillo, donde predomina la divinidad moche Aiapaec y otros dioses con cabezas de cóndor, zorros con cabezas trofeos, serpientes, pescadores, sacerdotes rituales, entre otras figuras representativas de esta cultura preinca.

El viaje por Valle de Chicama es una oportunidad más que nos da el Perú para conectarnos con las culturas de nuestros antepasados, conocer nuestros orígenes y arraigar aún más nuestro amor por este extraordinario país. Para más información sobre travesías y destinos de viaje, visita nuestro blog.

Content Ad Momias redBus