Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0

La tumba del Señor de Sipán fue uno de los más importantes descubrimientos arqueológicos realizados durante el siglo XX, considerado al mismo nivel que el hallazgo de Machu Picchu o la tumba de Tutankamón. En esta oportunidad, el blog de redBus te presenta una guía de todo lo que debes saber sobre este colosal descubrimiento.

Joya del Señor de Sipán

Joya del Señor de Sipán. Foto: sobrehistoria.com

Aunque parezca difícil de creer, la mayoría de peruanos y turistas conocen muy poco sobre las distintas culturas precolombinas del Perú, exceptuando el Imperio Incaico y su ciudadela icónica: Machu Picchu. Muchos ni siquiera estaban al tanto de que había docenas de culturas en el Perú anteriores a los incas, y que tuvieron una influencia significativa sobre ellos. La Cultura Moche, que dominó el Perú costero del norte desde el año 100 hasta el 700 d. C., es una de estas impresionantes civilizaciones antiguas. El hallazgo del Señor de Sipán consiste en una tumba completamente intacta de un gobernante moche, considerado uno de los descubrimientos arqueológicos más transcendentales del Perú y América.

 

Historia del descubrimiento del Señor de Sipán

Señor de Sipán

Tumba del Señor de Sipán. Foto: sobrehistoria.com

Las huacas, monumentos naturales o hechos por el hombre de especial significado religioso, fueron utilizadas por muchas culturas en todo el Perú, incluida la Moche. Huaca Rajada, la huaca donde se descubrió la tumba del Señor de Sipán, consta de dos pequeñas pirámides de adobe y una plataforma baja. Las autoridades obtuvieron la primera noticia de la tumba en 1987, cuando un desacuerdo entre dos ladrones de tumbas llevó a su descubrimiento por la Policía, que allanó el sitio y recuperó la mayoría de los objetos preciosos de la tumba.

Esto fue lo que generó tanto impacto a nivel nacional e internacional. El robo de tumbas es un gran problema en el Perú, por lo que fue bastante excepcional que los arqueólogos tuvieran acceso a una tumba que estaba casi completa como la que se encontró en Huaca Rajada. Lo que encontraron los arqueólogos cuando llegaron fue el esqueleto momificado de un hombre de 1,63 metros de alto, junto con los restos de otras seis personas y un verdadero tesoro de joyas y otras riquezas.

 

El Señor de Sipán, como se le llamó, estaba adornado con tocados, collares, una máscara facial, un pectoral, pendientes y anillos en la nariz; todo hecho de oro u otros metales preciosos. La tumba también contenía un total de 451 ofrendas y artículos ceremoniales, incluyendo cerámica ornamentada, textiles, cuchillos, conchas marinas, y animales sacrificados. La mayoría de estos objetos se pueden admirar en una réplica de la tumba original ubicada en el primer piso del Museo Tumbas Reales de Sipán.

 

El Señor de Sipán y su séquito

Utilizando estos nuevos descubrimientos, junto con el conocimiento previo de la Cultura Moche, los arqueólogos e historiadores comenzaron a armar una imagen de la vida de este gobernante de 1,700 años de antigüedad. Tendría entre 35 y 55 años al momento de su muerte, que coincidía con la esperanza de vida promedio de la civilización Moche en ese momento.

Probablemente fue visto por sus súbditos como una deidad, y ellos lo habrían contemplado con el mismo atuendo que llevaba al ser enterrado: oro y otros metales preciosos. Su séquito en la tumba incluye un guardia con un pie amputado (para evitar que abandone su puesto), un niño, dos guerreros, y tres mujeres, presumiblemente esposas o concubinas. También había un perro, que pudo haber sido la mascota favorita del Señor de Sipán, y dos llamas, que probablemente eran ofrendas.

 

El Sacerdote

El año siguiente, en 1988, una segunda tumba fue encontrada y excavada cerca de la del Señor de Sipán. Esta contenía a un individuo que los arqueólogos concluyeron que también era un sacerdote Moche, segundo solo en estatus al Señor de Sipán, rodeado por un guardián y dos mujeres. Fue enterrado con numerosos objetos rituales, incluyendo una taza o cuenco para recoger la sangre de las víctimas del sacrificio, una corona de metal adornada con un búho con las alas extendidas y otros elementos asociados con el culto a la luna. Alrededor de su cuello llevaba un collar hecho de pequeños colgantes de oro con rostros humanos que lucían una variedad de expresiones.

 

El Viejo Señor de Sipán

Los investigadores del Museo Arqueológico Nacional Brüning descubrieron en 1989 la tumba del llamado “Viejo Señor de Sipán”, muy cerca de la tumba del Señor de Sipán y del sacerdote. La tumba del Viejo Señor de Sipán es cronológicamente más antigua que las demás, y a diferencia de ellas, su cámara funeraria poseía emblemas de la jerarquía real, con elementos de oro, plata y pectorales de concha. No obstante, no tenía ningún acompañante envuelto en componentes vegetales. Todas las piezas originales han sido restauradas en el Museo de Mainz en Alemania desde el año 1988 hasta 1993, y actualmente se exhiben en el Museo Tumbas Reales de Sipán de Lambayeque.

 

 

Museo Tumbas Reales de Sipán

El Museo Tumbas Reales de Sipán es un museo arqueológico inaugurado en el año 2002 y está ubicado en la ciudad de Lambayeque. Su diseño arquitectónico se ha inspirado en las antiguas pirámides truncas de la Cultura Mochica. El propósito del museo es exhibir la tumba del Señor de Sipán, la cual posee más de dos mil piezas de oro; entre ellas, joyas, cerámicas y ajuares funerarios.

La sala principal del museo es la llamada Sala Real Mochica, donde se exhibe la tumba del Señor de Sipán. En dicha sala se han reproducido las condiciones en las que el gobernante fue hallado con toda la veracidad posible, de forma que se puede ver al Señor de Sipán en el centro, con las prendas y las joyas que llevaba en el momento de su enterramiento, y acompañado por los restos humanos que quedaron de las ocho personas que fueron sepultadas con él.

La exhibición de la tumba está acompañada de 35 figuras con movimiento que representan la disposición de una corte de un guerrero mochica; así como de vitrinas que contienen casi medio centenar de joyas, trajes y objetos diversos que fueron encontrados tanto en la tumba del Señor de Sipán como en las del sacerdote y la del Viejo Señor de Sipán. Por último, en este museo también podemos ver otros objetos y representaciones artísticas de la Cultura Mochica que han sido hallados en otros lugares, como unas magníficas orejeras de oro y turquesa o un precioso pectoral de caracoles.

 

¿Cómo llegar a la tumba del Señor de Sipán?

Museo Tumbas Reales de Sipán

Museo Tumbas Reales de Sipán. Foto: enperu.org

Una visita apropiada a este hallazgo arqueológico incluye una parada en el Museo Tumbas Reales de Sipán, que contiene la mayoría de los tesoros originales excavados del sitio, y otra parada en el sitio arqueológico de Huaca Rajada, la colección de pirámides de adobe donde se encontró originalmente la tumba. Ambos lugares se encuentran en Lambayeque.

En el centro de Chiclayo se pueden adquirir una serie de paquetes turísticos que incluyen visitas a ambos lugares o, si se cuenta con un presupuesto más reducido, también se puede llegar a ambos destinos en colectivo. Los colectivos parten hacia la ciudad de Lambayeque, a 10 minutos de Chiclayo, desde la estación de buses en la intersección de Vicente de la Vega y Leonardo Ortiz en Chiclayo.

Para llegar a la tumba del Señor de Sipán conviene partir de la ciudad de Chiclayo. Hay vuelos disponibles a Chiclayo desde Lima y muchas otras ciudades del Perú. La forma más común (y económica) de viajar por el Perú es en autobús. Hay varias empresas conocidas que realizan rutas diarias a Chiclayo. Con redBus puede reservar un viaje asequible y totalmente flexible, deteniéndose en todas las atracciones más famosas e importantes de la región. De Lima a Chiclayo, el pasaje en redBus tiene un costo de entre 50 y 100 soles, y el trayecto demora entre 12 y 15 horas aproximadamente.

 

Otros atractivos turísticos del departamento de Lambayeque

Catedral de Lambayeque

Catedral de Lambayeque. Foto: peru21.pe

  • La Catedral: Ubicada en el parque principal de la ciudad de Chiclayo, también conocida como Catedral de Santa María, su construcción es de estilo neoclásico y data de 1869-71 (1928-56 en su remodelación) según el diseño y los planos encargados a Gustave Eiffel, de quien recibe su nombre “Rose Meridionale”. Considerada como parte del Patrimonio Cultural de la Nación, esta bella estructura monumental posee hermosos vitrales con escenas marianas extraídas del catecismo, campanas traídas de Alemania y la imagen de Santa María de los Valles de Chiclayo.
  • Palacio Municipal: Monumento histórico y artístico de Lambayeque, que forma parte del Patrimonio Cultural de la Nación. Está ubicado en la Plaza de Armas de la ciudad de Chiclayo y se trata de un elegante edificio cuya construcción data del año 1919, en un área de más de 1,600 metros cuadrados e inaugurado en 1924. Diseñado por el italiano Giraldino, posee una arquitectura republicana con fuerte influencia española, con amplias ventanas y puertas de fierro forjado. Restaurado después del incendio del 2006, actualmente funciona como un museo donde parte de los ambientes del primer piso se utiliza para exposiciones fotográficas.
  • Iglesia de San Pedro: Construida en el siglo XVII y de estilo renacentista, posee el único retablo de metal en el norte peruano, y en 1972 fue declarada Monumento Histórico por el Instituto Nacional de Cultura.
  • Lambayeque posee las casonas virreinales más representativas e importantes de la arquitectura desarrollada en la costa peruana del siglo XVIII, declaradas patrimonio histórico y monumental de la región, como la Casa Cúneo, situada en la calle 8 de Octubre, cuya compleja portada exhibe aún los restos de elementos alegóricos como leones rampantes y serpientes, además de iconografías de templos sagrados de la época. Se dice que esta fachada, quizá única en el Perú, estuvo originalmente cubierta con pan de oro. La Casa Montjoy, llamada también “la logia”, pues alguna vez fue la casa de los masones, muestra el balcón más extenso del Perú, de 67 metros. En la Casa Descalzi, las vigas de madera del salón principal terminan en cabezas talladas que representan serpientes de la mitología moche.

Además, en la región se encuentran algunos de los mejores museos arqueológicos del Perú:

  • Museo Tumbas Reales de Sipán
  • Museo Nacional Sicán: Situado en la ciudad de Ferreñafe, cerca de Chiclayo, en la costa norte del Perú. El museo está principalmente dedicado a la cultura de Lambayeque o Sicán. Exhibe objetos cerámicos y metálicos y restos arqueológicos encontrados en la Huaca el Oro y Huaca Las Ventanas, siendo famosas sus máscaras funerarias de oro y los Tumi o cuchillos ceremoniales.
  • Museo Arqueológico Nacional Brüning: Ubicado en la ciudad de Lambayeque, fue inaugurado en 1966 y está situado a dos cuadras del parque principal. Sus corredores y salones muestran más de 1,400 piezas arqueológicas, legados de las Culturas Lambayeque, Moche, Chavín, Vicús, Inca, y otras. Las piezas más importantes datan de hace más de 10,000 años. Su Sala de los Orfebres conserva una de las más importantes colecciones de orfebrería de América, incluyendo algunas de las piezas encontradas en la tumba del Señor de Sipán.
  • Museo del valle de las Pirámides de Túcume: Túcume es un sitio arqueológico situado a 33 km al norte de la ciudad de Chiclayo, en la parte baja del valle de La Leche, al noroeste de Perú. Está formado por los restos de numerosas pirámides o huacas de adobe, en torno a una estructura rocosa conocida como el Cerro La Raya. Fue uno de los centros administrativos y ceremoniales de la Cultura Sicán o Lambayeque, y data del siglo XI. Fue anexado sucesivamente al reino Chimú y al Imperio Incaico, y se mantuvo vigente hasta la época de la conquista española. En el museo se exhiben colecciones arqueológicas provenientes de excavaciones efectuadas en Túcume entre los años 1989 a 1994. La sala principal expone una importante colección arqueológica vinculada a las culturas Lambayeque, Chimú e Inca, así como una colección de objetos etnográficos, principalmente de cerámica, textiles y materiales asociados a una mesa de curanderismo.

 

Pero Lambayeque no solo es zona arqueológica y de museos. En los bosques secos de Laquipampa y Chongoyape, sobre todo en la Reserva Ecológica de Chaparrí, los turistas pueden deleitarse con la magnífica cascada de Chongoyape y la inmensa laguna creada por el reservorio de Tinajones, entre otras bellas formaciones naturales.


Ahora que conoces toda la información sobre la majestuosa tumba del Señor de Sipán, ¡anímate a conocerlo en la realidad! Además de recorrer este magnífico sitio arqueológico, puedes disfrutar de otras maravillas que ofrece el norte peruano. Si quieres conocer más sobre esta región del Perú, ingresa a nuestro blog de viajes.

 

Créditos de portada: sobrehistoria.com